¿Podrían ser los propietarios de las patentes de los genes los responsables de los daños no deseados producidos por los genes de su propiedad?

Título original: Retos de la Teoría Genética, serios escollos para la Industria Biotecnológica

Por Denise Caruso, 1 de julio de 2007

The New York Times

genes

El negocio de la Biotecnología alcanza la cifra de 73.500 millones de dólares a nivel mundial ( en el año 2007), pero los recientes descubrimientos ponen en cuestión los principios científicos sobre los que se asienta.

El mes pasado, un grupo de científicos publicaron unos resultados que desafían la visión tradicional de cómo funcionan los genes. Este esfuerzo ha sido un trabajo de cuatro años, organizado por el Instituto de Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos, y en el que han participado 35 grupos de 80 organizaciones de todo el mundo. Para su sorpresa, los investigadores descubrieron que el genoma humano podría no ser una “colección ordenada de genes independientes” y que cada secuencia de ADN tuviera una sola función, como una predisposición a la diabetes o a padecer enfermedades del corazón.

Al contrario, los genes parecen formar parte de una compleja red, en la que interactúan y en los que se solapan unos componentes y otros, de una forma que todavía no está completamente entendida. Según el Instituto, estos hallazgos desafían los actuales conocimientos científicos y hacen “repensar algunos puntos de vista sobre qué son los genes y qué es lo que hacen”.

Los biólogos ya venían observando desde hace años la existencia de esta red en otros organismos. Pero en el mundo científico, los descubrimientos muchas veces no logran romper el pensamiento dominante, hasta que se establece un vínculo con los seres humanos.

Con este Informe, es probable que las nuevas aportaciones tengan repercusiones mucho más allá del laboratorio. La presunción de que los genes funcionaban de forma independiente se institucionalizó en 1976, justo cuando se funda la primera empresa de Biotecnología. De hecho, es el fundamento económico y normativo sobre el que se construye toda la Industria de la Biotecnología.

Las innovaciones, casi por definición, acarrean un riesgo. Cuando algo es nuevo resulta difícil predecir cuál va a ser la respuesta que se va a obtener. Los descubridores pretenden que los nuevos conocimientos traigan beneficios, pero en asuntos de alimentación y medicina, esto puede resultar peligroso. A menudo, la nueva información científica invalida principios establecidos, poniendo en duda los posibles beneficios o incluso la seguridad, principios sobre los que algunos pusieron en circulación sus productos.

Por ejemplo, los antibióticos han sido considerados medicamentos milagrosos, ya que por primera vez en la historia se reducía la probabilidad de que las personas murieran de infecciones bacterianas comunes. Pero los médicos no sabían que el material genético responsable de conferir resistencia a los antibióticos ha dado lugar a la aparición de superbacterias, de modo que ahora resulta casi imposible deshacerse de ellas.

………………

Artículo completo:

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2014/07/11/podrian-ser-los-propietarios-de-las-patentes-de-los-genes-los-responsables-de-los-danos-no-deseados-producidos-por-los-genes-de-su-propiedad/

Los comentarios están cerrados.